Las fibras Nomex® ayudan a un operario a sobrevivir a una llamarada en una refinería

 
 
 
Application
Las fibras Nomex® ayudan a un operario a sobrevivir a una llamarada en una refinería | DuPont USA
Marcas destacadas
DPS_Nomex_Industrial_Refinery
 
 
 

Cuando Marvin Staben —el trabajador de una refinería en Colorado— se puso la ropa de trabajo una mañana de invierno con temperaturas bajo cero, no se imaginaba que el abrigo y el mono de protección hechos con DuPont™ Nomex® le ayudarían a salvar la vida.

En un momento de la mañana, Staben estaba caminando cerca de un bidón horizontal de 19 000 litros cuando vio una luz con el rabillo del ojo. En ese momento, la nube de vapor inflamable que le rodeaba se encontró con una fuente de ignición desconocida y Staben entró en llamas.

"Solo cerré los ojos y empecé a correr", recuerda. "Después de unos cinco pasos, me paré, abrí los ojos y vi que estaba rodeado de llamas". Staben volvió a cerrar los ojos y siguió corriendo.

"Pensé: '¿Cuánto más voy a seguir?'. Me caí por un saliente de unos 40 cm y empecé a dar vueltas en el suelo hasta que noté el aire frío".

Otro empleado vio a Staben intentando escapar del fuego e insistió en que siguiera dando vueltas. Tras otras tres vueltas, cuando Staben se había desplazado ya unos 10 m desde el punto de la ignición, el compañero sacó a Staben del fuego.

Staben podría haber muerto a causa del accidente, pero solo recibió quemaduras de primer y segundo grado en la cara y el cuello. Según él, sus prendas de protección hechas con fibras Nomex® resistente a las llamas fueron la clave para que salvará la vida. Nomex® no se quema, no se derrite ni gotea. Es una barrera de protección entre el fuego y el usuario. Estas características no han sido aplicadas de manera externa, sino que son parte de la estructura química de la propia fibra. La protección contra llamas Nomex® no se elimina con los lavados ni con el desgaste.

Nomex® es la elección ideal para personas de multitud de contextos: equipos de emergencias, operarios del suministro eléctrico, pilotos de coches de carreras, personal militar o trabajadores en refinerías. En Colorado Refining, las prendas Nomex® son obligatorias para todos los empleados desde 1979.

"Todos nuestros empleados tienen tres monos de protección, una chaqueta, un forro acolchado de chaqueta y un forro para casco, y todo ello hecho con Nomex®", explica Mike Mathews, director de seguridad en Colorado Refining. "Tenemos muy claro que, con solo evitar una lesión grave (como en el caso de Marvin Staben), nuestro programa Nomex® habrá valido la pena".

En el momento del accidente, Staben llevaba todas las prendas de su empresa hechas con Nomex®; debajo, llevaba calzoncillos largos, un pantalón de chándal, una camisa de franela y una sudadera de poliéster con capucha.

"Era consciente de que la temperatura del fuego era muy alta porque toda la ropa de cintura para abajo estaba quemada", recuerda Staben. "En el bolsillo de atrás tenía unos guantes de goma totalmente derretidos, y la capucha de mi sudadera se desintegró por completo".

"Tuve mucha suerte. En cuestión de segundos, mi vida podría haber cambiado por completo", continúa Staben. "Soy consciente de que, si no hubiese llevado Nomex®, probablemente no estaría vivo".